Alergia

La alergia es una respuesta exagerada y fuera de tono ante la presencia de un elemento perturbador denominado alergeno. Es debida a que nuestra inmunología o sistema de defensas no reacciona bien ante aquel alimento o ante aquel alérgeno que puede ser el polvo, pelos de un animal o el polen de una planta.
La medicina alopática tradicional trata la alergia a través del tratamiento del síntoma dando anti-histamínicos que diluyan la reacción inhibiendo el proceso de la histamina o reactivo natural. Los anti-histamínicos, a pesar de que han evolucionado mucho y dan menos sueño que antes, son inhibidores de la actividad cerebral por lo que no deben tomarse si uno tiene actividad con una máquina o conduce. Y si se toman sabiendo que no actúan en la causa sino solo en el síntoma.
La medicina biológica no cree en la alergia como enfermedad, sino que la sitúa como un síntoma, lo cual es muy diferente porque entonces, la enfermedad verdadera es la causa que hay que buscar. Y en este sentido, la causa suele estar en una intolerancia o alergia alimentaria, según el grado, que queda subyacente por la costumbre de ingerir siempre el alimento y ya no da reacciones digestivas, sino sólo cuando el alimento pasa a la sangre. Es entonces cuando provoca mala respiración, la nariz tapada u otros síntomas como el asma o las reacciones ante elementos alergenos como el polvo o el polen. Ante estos se producen estornudos, rinitis, tos o asma, según los grados.
Dolor de cabeza

El dolor de cabeza puede deberse a distintas causas que hay que averiguar antes de tratar la simple sintomatología del dolor con aspirina o con un analgésico. Puede deberse a la tensión arterial alta, con lo cual es preciso tomarse la tensión para constatar esta causa o descartarla. Puede deberse a una tensión en las vértebras cervicales, con lo cual una buena ducha caliente y un masaje son suficientes. Y también puede ayudar un spray de Reflex utilizado con cuidado porque se absorbe y si se utiliza demasiada cantidad puede comportar desarreglos digestivos como acidez, o bien algún distensionante como el complemento chino de grasa de tigre o aceite alcanforizado. La tercera causa es la vista. Así que hay que platearse si se han descartado las dos primeras, que hay que ir al oftalmólogo para pasar una revisión. Finalmente, la sinusitis produce dolor de cabeza, pero este dolor se presenta junto a otros síntomas como la nariz tapada o rinitis. En este caso, el especialista recetará antibióticos y todo un proceso de vahos descongestionantes para resolver el problema de fondo.
Fibromialgia

Es una dolencia en la cual duele todo el cuerpo que se siente como magullado. En ocasiones el dolor es disperso y unos días aparece en una zona y otros en otra. No se sabe oficialmente la causa de esta enfermedad. La Medicina oficial o alopática la trata desde la perspectiva del síntoma con anti-inflamatorios y anti-álgicos. O bien co0n ozonoterapia en el caso de la medicina privada que lo que hace es tratar la zona localmente con inyecciones de oxígeno ozonizado que oxigenan el tejido doloroso mientras lo estimulan con el pinchazo. Por el contrario, la Medicina Biológica que sí busca la causa opina que esta dolencia se debe a una intolerancia alimentaria que es la responsable de que algún alimento se digiera mal y sus restos no metabolizados pasen a la sangre a través de la pared intestinal y se depositen en las zonas dolorosas.
Implantes anti-envejecimiento

Los implantes anti-envejecimiento se realizan generalmente en cara y cuello para eliminar las arrugas de expresión y dar a la piel una sensación de mayor juventud al conseguir más tersura. Pueden ser de varios tipos según los materiales utilizados. Pero se recomiendan especialmente los de ácido hialurónico que lo único que hacen es la estimulación natural del colágeno de aquella zona, con lo cual el rostro cobra tersura sin cambiar nada de su expresión primera. Otra forma de rejuvenecimiento facial natural es la utilización de implantes de plaquetas propias que se hace sacando sangre de uno mismo que se centrifuga y al hacerlo aparecen tres niveles de componentes: las glóbulos rojos abajo porque pesan más, el suero arriba porque pesa menos y las plaquetas en medio. Este nivel es en el que se va pinchando y se va implantando en las distintas zonas del rostro, escote y cuello. La función de las plaquetas no es otra que la de revitalizar de forma natural los tejidos en los que han sido implantadas.
Ruidos o zumbidos en los oídos

Cuando un médico recibe una paciente con este síntoma mueve la cabeza porque sabe que tiene un problema del que no va a saber realizar un diagnóstico. No se sabe con certeza de qué vienen. Pero hay indicios en función de las distintas escuelas médicas. La medicina tradicional los trata con fármacos relacionados con el vértigo y otros que atontan o dan sueño pero que no resuelven el problema. La Medicina natural acude al Ginkgo Biloba que lo que hace es licuar la sangre con lo que el riego sanguíneo del oído medio mejora, pero muy a la larga y llegan a desaparecer o se diluyen con el tiempo. A parte de que uno se acostumbra a ellos. La Medicina Biológica los relaciona con intolerancias alimentarias, cuyos residuos mal metabolizados impiden la correcta circulación de la sangre en zonas de tan pequeña pero significativa circulación como la del oído medio. Entonces, recomienda buscar la causa.
Varices

Las varices son especialmente anti-estéticas y se producen por un cierto taponamiento de un vaso sanguíneo de circulación de retorno o venas. Se dan particularmente en las piernas, donde la circulación de retorno es más difícil porque esta dirección hacia arriba ha de enfrentarse a la gravedad. Para prevenirlas es bueno colocarse cada día sentada en la cama con el culo junto al cabeza y luego levantar las piernas verticalmente para invertir el sentido normal de circulación que es el de cuando estamos de pie o sentados. Para suprimirlas cuando ya se han dado, la medicina pone a nuestro servicios distintas terapias: láser, radiofrecuencia y la espuma que suele ser la más sencilla y más efectiva, así como la menos cara. Pero ha de ser tratada por manos expertas que sepan pinchar la vena y aplicar la espuma mientras siguen su curso y su efecto a través de un aparato de eco-doppler. Esta espuma seca y tapona el vaso de manera que lo anula y la sangre se abre paso por otro que antes era más pequeño y que lo convierte por su uso en más principal.
Infarto

Es la necrosis o muerte del tejido de una zona de un órgano por falta de riego sanguíneo. Pero se aplica generalmente al corazón. Y se produce por obstrucción de alguna arteria encargada de llevar la sangre a esta zona. Esta obstrucción se puede producir como consecuencia de una embolia o por un ateroma o trozo de grasa seca de la pared de las arterias que se ha desprendido. Se suele denominar embolia cuando esta obstrucción se produce en alguna zona del cuerpo que queda inmovilizada y el infarto puede ser también cerebral en cuyo caso la embolia se producirá en una zona del cerebro que queda sin riego momentáneo.
En función del tiempo que dure esta falta de riego serán las consecuencias posteriores. Por esto es imprescindible la rapidez de la asistencia.
Los síntomas son dolor de cabeza en caso de embolia cerebral o dolor torácico y en el brazo en caso de infarto en el corazón.
Rinitis

Estado de ansiedad por la secreción continuada de la nariz de manera que hay que sonarse continuamente. Se trata de líquido aguado no espeso ni en forma de mucosidades. Porque si son mucosidades espesas o verdes ya son infecciosas y forman parte de una sinusitis o de otro tipo de dolencia. La rinitis no es nunca infecciosa, sino provocada como sistema de defensa por alguna alergia. Se puede tratar localmente, aunque no es aconsejable. Es preferible averiguar la causa que como hemos apuntado en el apartado de la alergia suele estar en una intolerancia alimentaria.
Artritis

La artritis es la inflamación de una articulación. Por lo general, en medicina, todo lo que termina en “itis” es porque contempla una inflamación de fondo. La causa de esta inflamación es lo que es importante averiguar. La medicina tradicional o alopática suele tratar el síntoma dando anti-inflamatorios. Pero esta está bien cuando la inflamación se deba a un golpe, en el cual solo el reposo y los anti-inflamatorios serán la única solución. Pero si la inflamación no responde a un trauma externo, hay que averiguar la causa interna, en cuyo caso, puede ser infecciosa o metabólica. La Medicina tradicional está siempre perdida si es metabólica, y la Medicina biológica la cifra a consecuencia de desarreglos naturales en función de intolerancias alimentarias que son siempre particulares y subjetivas.
Fatiga crónica

La fatiga crónica es parecida a la Fibromialgia, dos dolencias que la medicina tradicional no sabe resolver porque no indaga en la causa y trata el síntoma, con lo cual estas personas pasan épocas mejor y otras peor sin ver resuelto su problema. La medicina Biológica que indaga en el metabolismo vuelve a ver en este proceso la presencia de alguna intolerancia alimentaria, aunque puede tratarse de un proceso múltiple en el que se junten varias causas que se suman como el estrés crónico o falta de algunos oligoelmentos, como hierro o zinc o vitamina B, etc…
Intolerancia alimentaria

La intolerancia alimentaria es una situación que se produce cuando un alimento no es bien digerido por un organismo humano. La causa de esta intolerancia radica en la falta de alguna secreción digestiva que sea indispensable para metabolizar un alimento como es debido. Por ejemplo, la lactasa es una enzima que digiere la lactosa y si algún individuo no la produce es intolerante a la lactosa, principal contenido de la leche.
Sin embargo, el estudio de la biología animal pone al descubierto que todos los mamíferos están diseñados para producir lactasa mientras son amamantados. Y que en el momento en que dejan de ser lactantes, dejan de producir lactasa. Por ello, parece lógico que si los humanos somos mamíferos, y lo somos, nuestra condición natural es la de dejar de producir lactasa después del período de lactancia. Pero lo que sucede es que nunca dejamos de tomar leche, porque solo cambiamos el tipo de leche que tomamos al hacernos mayores. Así que el organismo continúa produciendo lactasa a demanda. Sin embargo, si en un período de tiempo determinado se deja de tomar leche, el organismo entiende que ya no es necesaria la lactasa y deja de producirla. Si, al cabo de este tiempo, se vuelve a tomar leche, se producirá esta intolerancia.
Aún así, hay que reconocer que hay tres tipos de intolerancias respecto de la leche: a la lactosa (porque no se posee lactasa), a la proteína de leche (porque no se digiere bien por lo que sea) y a los fermentos lácticos (yogures, queso, etc.).
El problema de una mala digestión o mala metabolización es que el alimento pasa a la sangre, a través de la pared intestinal, sin una adecuada transformación química y una vez en el canal circulatorio produce distintos desarreglos. Puede provocar prurito y constituir una sintomatología dermatológica. Puede provocar asma o rinitis, con lo cual producirá síntomas respiratorios anómalos. O puede producir artritis o dolores musculares en zonas diversas.


Leches vegetales

Son un buen complemento alimenticio y substituyen perfectamente la leche animal, ya sea de vaca o de cavar cuando estas son intolerables. Las hay de arroz, de avena, de soja, de mijo, de chufa, de almendras, de coco y otras.
La leche

La leche es un alimento que desde la perspectiva médica parece que se ha pontificado. La recomiendan por su aportación en calcio para los huesos, por ser alimento completo dado que es el que se utiliza en los primeros meses de vida… Y en cambio, no se tiene en cuenta que es un alimento diseñado justamente para esos primeros meses de vida pero no para el resto de ella como se está utilizando.
Los biólogos observan que en la selva hay muchos animales que se comen los unos a los otros por necesidad de supervivencia. Pero no hay ninguno que mate por placer como el hombre y tampoco hay ninguno que robe la leche que produce una madre que está amamantando a sus hijos para bebérsela él. Y es lo que hace el hombre. Así que parece una especie de robo un tanto perverso. Y en realidad, la biología nos enseña que cada animal tiene unas características biológicas distintas de otros que no son de su especie. Por ejemplo, la enfermedad de las vacas locas nos enseñó a conocer los priones o micro-partículas de las proteínas y se vio que genéticamente es muy difícil al humano digerir las proteínas o priones de la vaca porque genéticamente no está preparado para asumir priones más grandes que los suyos. Debe ser por esta razón que es mucho más tolerable la leche de cabra y de oveja que la de vaca. Por otra parte, ya hemos comentado el hecho de que parece ser que los mamíferos no están diseñados biológicamente para digerir leche después de su período de lactancia.
Y finalmente, sabemos que la leche que nos venden en los supermercados ha sido procesada. Y en este proceso de envase y conservación se ha liofilizado y al hacerlo se han separado sus componentes: proteínas de la leche, lactosa y suero lácteo. De manera que se sirven por separado atendiendo las necesidades del mercado. Y luego, si son para leche vuelven a unirse estos componentes y se da la leche liofilizada. Un estudio de este proceso demostró que la liofilización vuelve a los oligoelementos componentes de la leche como el calcio, totalmente inabsorbibles por el organismo humano. Sin embargo este estudio, por el impacto que produciría en el mercado de la leche, permanece sin ver la luz en los despachos de la FDA americana.
Por tanto, hay que tener en cuenta toda esta información a la hora de valorar lo que aporta la leche. Y las consecuencias de su intolerancia. En particular frecuente y con consecuencias imprevisibles para la mujer, después de la menopausia. Época en la que se desaconseja por completo por sus componentes hormonales.
Productos lácteos

Son todos aquellos alimentos que proceden de la leche como yogures o quesos o mantequilla.
Todos ellos contienen lactosa. Sin embargo, hay niveles de intolerancia porque yogures y quesos presentan la leche ya fermentada.
Y también es importante incidir en el hecho de que no todas las leches animales producen la misma intolerancia. La de cabra y de oveja, así como sus quesos son mucho más digeribles que los de vaca.
El brócoli

Es una verdura mediterránea poco apreciada en su valor dietético, porque aporta indo-carbitol que es la sustancia base que le da ese olor cuando se hierve y que se ha comprobado en el laboratorio que tiene la capacidad de inducir al suicidio a las células cancerosas. Es lo que científicamente se denomina apoptosis o muerte inducida. Por tanto, debemos incorporar el brócoli a nuestra dieta. Y si es posible poco cocido, solo que inicie el hervor o bien cocido al vapor o pasado por la sartén con un poco de aceite de oliva.
Hoy en día venden pastillas de Indo-carbitol, compuestas con extracto de brócoli.
Verduras mediterráneas

La col común que utilizamos en nuestra cocina es una variedad de la familia brassicaceae, del latín “brassica”. Y aunque nos parezca extraño, el brócoli o la coliflor forman parte de esta familia. Y ya no nos parece tan extraño que formen parte de ella las coles de Bruselas o la col lombarda, que son otras variedades de la col común. Es un ingrediente muy común en la comida china y también en la catalana, donde forma parte de la “escudella catalana” o de platos de caza, en los que se integran los denominados “farcellets” (col hervida y cortada que se dobla en forma de pequeño fardo se pasa por harina y se fríe y luego se integra en la cazuela). La col también aporta indo-carbitol como el brócoli, al ser de la misma familia, aunque menos cantidad.
Las judías tiernas son un alimento básico común en la cocina mediterránea, hervidas con patata y aliñadas con aceite de oliva (hay quien las sirve con mayonesa) o bien salteadas con ajo en la sartén una vez hervidas.
Las acelgas son una planta herbácea bianual que es muy común en la cocina mediterránea. Conllevan muchas vitaminas, sales minerales, ácido fólico y sobre todo mucha fibra. Son muy recomendables hervidas o al vapor con patata.
Las espinacas son asimismo muy ricas en vitaminas A y E y yodo. Contienen también ácido oxálcico por lo que han de ser consumidas con moderación. Pueden consumirse hervidas, pasadas por la sartén con aceite de oliva y ajo previamente dorado o bien en la ensalada si son bien tiernas.

Saludable-mente: web de Salud con las las últimas noticias sobre Medicina y con especial atención a la Medicina Ortomolecular y al metabolismo humano que es el que mueve la maquinaria humana.