La cúrcuma

La cúrcuma, junto con el té verde y la soja son alimentos que se ha demostrado que inhiben la angiogénesis.
La cúrcuma, un condimento muy consumido en Asia y del que se fabrica el curry, ha resultado ser un potente anti-inflamatorio.
La raíz de la cúrcuma da un polvo amarillo que constituye el principal componente del curry amarillo. Pero esta planta ya era desde hace muchos siglos una gran aliada de la Medicina Ayurvédica. Por tanto, se nos aconseja adoptar la cúrcuma como condimento para nuestra gastronomía, de manera que entre la cúrcuma, el té verde y la soja mantengamos la angiogénesis a raya.
La cúrcuma es capaz de suprimir la proliferación celular. Disminuye la regulación de la transcripción de los factores NF-Kappa B, AP-1 y Egr-1, disminuyendo la expresión de la regulación de los COX2, LOX, NOS y FNT alfa, moléculas de adhesión a la superficie celular. Inhibe la actividad de la tirosin proteína kinasa. Y puede suprimir el inicio de tumoración, la evolución y las metástasis (Anticancer Res. 2003. Jan-Feb 23). La cúrcuma, además de inhibir la angiogénesis, inhibe asimismo la inducción del factor de crecimiento del fibroblasto que es una potente señal de crecimiento para algunos cánceres y una importante señal de factor de angiogénesis.

Saludable-mente: web de Salud con las las últimas noticias sobre Medicina y con especial atención a la Medicina Ortomolecular y al metabolismo humano que es el que mueve la maquinaria humana.