El té verde
Se ha comprobado en el laboratorio que el té verde inhibe la proliferación de vasos sanguíneos, por tanto, inhibe la angiogénesis.
Por lo que es catalogado como alimento anti-cáncer, desde la perspectiva sistémica. En particular se ha comprobado su utilidad preventiva en el cáncer de próstata. Se asegura que 200 mg de té verde 3 veces al día tienen un efecto protector del cáncer de próstata en un 90% de los pacientes.
Pero, además, Bettuzi y sus colegas identificaron un gen relacionado con la apoptosis llamado Clusterin, que puede ser influenciado por el té verde. Por tanto, actuaría en dos sentidos, estimulando la apoptosis e inhibiendo la angiogénesis.
El té verde posee polifenoles llamados catequinas, las cuales son un grupo con acción anti-radicales libres. El polifenol EGCG o epigalocatequina 3 galato previene el cáncer de mama y las metástasis e inhibe la proliferación celular induciendo la apoptosis (1 de marzo 2005, Clinical Cáncer Research. Dr. Santosh K Katiyar). Se sabe que la EGCG tiene efctos anticáncer independiente de estrógeno por vía de la modulación de la expresión de la proteína p53 y la activación de Bax y caspasa 3 (Molecular Cancer Therapeutics, 2005,4).

Saludable-mente: web de Salud con las las últimas noticias sobre Medicina y con especial atención a la Medicina Ortomolecular y al metabolismo humano que es el que mueve la maquinaria humana.