M. D. Muntané es periodista científica especializada en Salud, Medicina y Sanidad.
Autora de diversas publicaciones sobre esta temática: “Las enfermedades del corazón” (Ed. De Vecchi, traducida a muchas lenguas), “Las alergias y su curación” (también De Vecchi y traducida a diversas lenguas), “La menopausia” (Ed. Icaria), “Violencia contra las mujeres y sexualidad masculina” (Ed. SDM), “Biología del arte y de la creatividad” (Ed. SDM), “Antienvejecimiento, longevidad, salud y felicidad” (Ed. Anthropos), “Dietética antiaging y anticáncer” (Ed. Díaz de Santos).
También ha publicado libros de Arte y biografías de artistas. Así como un libro de Narrativa: “Cartas de un viajero solitario del siglo XX”. Ed. Plaza Janés) y “El libro para conducir Reuniones con éxito”. Ed. Díaz de Santos).
En edición digital en: www.libroptica.com: “Curar la enfermedad, no el síntoma.”. La Medicina Biológica frente a la Medicina Tradicional, “¿Quién se ha llevado mi risa?” y “Safo de Lesbos. La Estética como religión.
Ha sido colaboradora de diversas publicaciones científico-médicas como “Salud y Estética”, “Jano Medicina, El Médico, Noticias médicas o de la sección de Salud de “La Vanguardia” así como de “Discovery Salud”, entre otras publicaciones.
También, en la década de los años 80, fue guionista de Televisión Española y corresponsal en París de diversas publicaciones.



“La maté porque era mía”.
Psicobiología de la ira, de la violencia y la agresividad y de la sexualidad

INFORME SOBRE LA OBRA Y EL AUTOR

La maté porque era mía. Psicobiología de la ira, de la violencia y la agresividad y de la sexualidad es un estudio de la ira como emoción negativa que constituye el antecedente de la violencia en el caso de la violencia de género.
Este texto responde a una continuación en la investigación de M. D. Muntané iniciada con “Violencia contra las mujeres y sexualidad masculina”, publicada el año 2.006, cuya tesis relacionaba la violencia de género con la impotencia o disfunción sexual.

La autora recorre el intrincado mundo de las vivencias infantiles que están en la base de muchas actuaciones humanas y admite que la ira se desencadena en el maltratador por dos razones elementales:
- porque ve agresión en lo que sólo es una negativa a su mandato y por ello responde con agresión a lo que interpreta como tal
- y la causa remota de esta percepción equivocada está en su ideología, que le inclina a creer en la inferioridad de la mujer.

Pero el libro no es sólo un estudio de la violencia de género o de la ira, sino que es como un catálogo de las emociones. Distingue entre la ira como emoción, la rabia como sentimiento porque es ya una emoción negativa consciente y la agresividad como acción, ya sea con violencia psíquica o física y contra otro o contra uno mismo como autodestrucción.
A lo largo del texto, aprendemos a diferenciar las emociones de los sentimientos y de los estados de ánimo. Y en un lenguaje divulgativo, la autora nos explica la estructura del cerebro y el camino neuronal de la percepción, la sensación o la ira.

M. D. Muntané también analiza los orígenes de la ira en vivencias negativas, lo que conduce el estudio a un análisis de la comunicación social y del entorno familiar como factor desencadenante de las emociones negativas.
Otro planteamiento necesario es qué hacer con los individuos violentos y agresivos y cuáles son sus posibilidades de rehabilitación o de reinserción social. El estudio concluye con la revisión de los planteamientos judiciales de distintos países (Estados Unidos, Inglaterra, Alemania, etc.) y revisa el reglamento español de prisiones a la sombra de estos otros y pone el ejemplo de fallos de la Justicia que ha liberado a violentos que han reincidido en sus permisos carcelarios. Asimismo propone la creación de un Registro de este tipo de delincuentes sociales como existe en otros países.
El nuevo Código Penal hace una pequeña excepción con los reincidentes parece querer venir a paliar el vacío. Pero es todavía prudente en tomar soluciones reales acordes con la biología y los estudios científicos que hoy poseemos.
En lo positivo, la rehabilitación revela que es muy difícil la reinserción de estos tipos porque no tienen voluntad de cambio y se inscriben en terapias carcelarias para disminuir pena pero sin voluntad rehabilitadora.
Por otra parte, se ha experimentado que la mayoría de individuos violentos, ya sea maltratadores o violentos sexuales, no se ha rehabilitan. Los primeros porque no están enfermos, ya que están convencidos de ser poseedores de la verdad e ideológicamente consideran a la mujer en inferioridad. Y los segundos porque son psicópatas a quienes una terapia conductual no aporta nada. Por ello, la mayoría de países acuden a terapias biológicas como la castración química voluntaria o la reclusión permanente.
En paralelo, la autora analiza las aportaciones de las terapias orientales, en particular budistas y su punto de vista mucho más biologista que las occidentales. La autora se acerca a ellas de la mano de las reuniones del Dalai Lama con científicos internacionales: Daniel Goleman, Tara Benet Goleman, Antonio Damasio o Robert Livingston y también a través de la obra de Robert Sapolsky o de Paul Ekman con el propio Dalai Lama.
Encontrará el libro en: Ediciones Díaz de Santos

Saludable-mente: web de Salud con las las últimas noticias sobre Medicina y con especial atención a la Medicina Ortomolecular y al metabolismo humano que es el que mueve la maquinaria humana.